El futuro de las importaciones en Tijuana

Cualquier organización comercial, empresa o país prevé aumentar sus exportaciones mientras reduce sus importaciones. Un buen ejemplo es Tijuana, una de las ciudades de más rápido crecimiento en México. Tijuana, estando en México, no es excepcional a los impuestos aplicados a las importaciones del país. México decidió imponer reglas estrictas a las importaciones Tijuana para desalentar a sus ciudadanos de llevar a cabo negocios ilegales y proteger sus ganancias también. Por ejemplo, aseguró que nadie importe cosas tales como municiones o drogas ilegales, algo que ha estado tratando de combatir durante mucho tiempo. Uno de los métodos utilizados por Tijuana son los cuellos de botella, donde solo permite importar cosas que son aceptadas en todo México. Esto reduce la incidencia de salirse con objetos que podrían ser ilegales en algunas partes de México. También reduce los costos de monitorear las importaciones una vez que pasan los puntos de control. Otra gran forma de reducir el número de importaciones es recaudar más impuestos, especialmente para los bienes que produce el país. Esto reduce el dinero que sale del país. Esto es importante ya que permite a los ciudadanos apoyar a la industria local y reducir la competencia innecesaria que México no puede soportar, especialmente de otros países. Tijuana ha sido facilitado por el país más cercano de México, Estados Unidos, con máquinas sofisticadas que pueden detectar medir el peso de los artículos que pasan por sus fronteras. Esto ayuda a reducir las incidencias de evasión fiscal, que paralizan los ingresos generados por cualquier país. Ahora gana más de lo que solía, antes de la introducción de esta nueva tecnología. A medida que pase el tiempo, Tijuana continuará reduciendo las grandes cantidades de importaciones, mientras produce sus propios bienes y exporta el excedente. La creciente urbanización ha demostrado ser ventajosa, ya que la población de Tijuana ofrece mano de obra calificada que ayuda a reducir los productos ya fabricados. En un futuro cercano, se espera que el nivel de importación de Tijuana sea muy pequeño.